Es importante que conozcas algunas situaciones que pueden presentarse durante un tratamiento de ortodoncia, que requieren de un poco de paciencia pero que al final te permitirán tener la hermosa sonrisa que tanto has querido.

Dolor

Según nos han contado algunos de nuestros pacientes –y lo sabemos por experiencia propia-, al principio de un tratamiento la sensación puede resultar un poco incómoda ya que como es de esperar, se necesita de un tiempo para acostumbrarse a llevar los brackets en la boca.

Los primeros días es necesario tener un poco de paciencia especialmente cuando de alimentación se trata. Es normal que sientas dolor al morder o masticar alimentos sólidos. Ten en cuenta que desde que el ortodoncista pone en tus dientes los brackets, estos empezarán a ejercer sobre los dientes la tracción necesaria para ubicarlos en la posición esperada.

Por esto te recomendamos consumir alimentos blandos los primeros días y, de ser necesario, tomar algún antiinflamatorio como Ibuprofeno si el dolor llegara a ser muy fuerte.

Irritaciones

Teniendo en cuenta que los brackets son elementos extraños en la boca, los primeros días pueden aparecer irritaciones o llagas entre los labios, mejillas y lengua, por el roce que se genera. Estas molestias son pasajeras, y podrás solucionarlas con el uso de la cera de ortodoncia que te entregamos en el consultorio. Crea una pequeña bolita de cera, aplicándola encima del bracket que te roza, y verás que poco a poco la molestia desaparecerá.

También te recomendamos los enjuagues bucales con agua tibia y sal. Esta mezcla te ayudará a cicatrizar rápidamente las llagas de la boca provocadas por el roce de los brackets.

Durante este tiempo debes evitar el uso de enjuagues bucales con alcohol, ya que aparte de resecar la boca, generan más irritación en la zona afectada.

Algunas situaciones comunes

Una vez que los dientes empiezan a moverse, es común que el alambre sobresalga del último bracket. Si esto llegara a ocurrir, podrás moverlo hacia el lado contrario al que te molesta con unas pinzas de depilar o reducir temporalmente las molestias con la cera.

Algunos brackets pueden llegar a despegarse si muerdes con mucha fuerza algún alimento u objeto. Si te queda algún bracket o banda sueltos, pegados, ponle un poco de cera y no lo manipules. Si se ha salido del arco, retíralo y tráelo a la siguiente cita para ponértelo de nuevo.

Comunícate lo más pronto posible con nosotros, para programar una y solucionar cualquiera de estos inconvenientes.

Uso y cuidado de tus alineadores

Debes usarlos mínimo 22 horas al día.
Inserta los alineadores lateralmente.
Ajusta los alineadores mordiendo suavemente con los tubos de caucho que se encuentran en tu caja.
Lava tus alineadores con jabón de tocador, como mínimo una vez al día.

No utilices crema de dientes ni enjuague bucal para limpiarlos.
No los sumerjas en agua caliente o enjugue bucal, no los guardes cerca de fuentes de calor, ni tomes con ellos bebidas calientes.
Siempre lava tus dientes después de comer y antes de ponerte nuevamente los alineadores.
Evita comer alimentos duros, bebidas dulces o de color oscuro con los alineadores puestos.
Evita fumar con los alineadores puestos
Continúa tu rutina normal de lavado de dientes y limpieza con seda dental

Es normal que llegue a presentarse dolor el primer día de uso de los alineadores. Si esto sucede, puedes tomar un analgésico.

Comunícate con nosotros si tienes cualquier duda